México se prepara para llegar a la luna a través de la misión Colmena

La misión Colmena, es el proyecto mexicano, desarrollado por la UNAM, para llevar robots autónomos de construcción a la superficie lunar.

0
1681
Misión Colmena P
Fuente: UNAM

La misión Colmena, es el proyecto mexicano desarrollado por la Universidad Autónoma de México (UNAM); el cual, llevaría a nuestro país por primera vez a formar parte de la exploración de la superficie lunar.

Llegar a la luna

El proyecto, dio inicio en 2016, con la colaboración de distintas facultades de la UNAM, el Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM (ICN), el Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX); así como el apoyo de la Agencia Espacial Mexicana (AEM) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

Con este proyecto, México se adhiere formalmente al Programa Artemisa, dirigido por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA); mismo que, busca llevar a los seres humanos a establecer bases lunares. El acuerdo para colaborar en dicho programa, fue firmado con Estados Unidos en diciembre del pasado año, y al participar en este, se nos brindaba acceso a medios tecnológicos y alianzas educativas.

Para la misión Colmena, han colaborado diferentes investigadores universitarios, de los programas de Ciencias, Ingeniería, Mecatrónica, Física, Matemáticas, entre otros; así como alumnos de la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH). La gestión del proyecto, la ha realizado el Dr. Gustavo Medina Tanco, del ICN, dando a conocer la misión a inicios de este año, ya que se encuentran listos para realizar el lanzamiento.

Misión Colmena 1
Fuente: UNAM

Robots Colmena

Colmena, está compuesto por nueve pequeños robots autónomos; diseñados en forma circular, con un diámetro de 10 centímetros; 40 gramos de peso, por lo cual son muy ligeros; y su base estará separada del suelo lunar por unos 2 centímetros de distancia, para estudiar la eficiencia de los microbots sobre rovers tradicionales.

Estos pequeños robots, se comunicarán con el Módulo de Telemetría, Telecomando y Despliegue (TTDM), con una masa inferior a los 140 gramos; el cual los acompañará hasta la superficie lunar, y se encargará de dar soporte y comunicación a los pequeños exploradores, así como de enviar datos a la tierra.

Los robots Colmena, están equipados con computadoras, sensores para la corriente eléctrica, para la regulación del voltaje; sensores de proximidad, de temperatura, de dirección y potencial electromagnético; además, están adaptados para trabajar de manera autónoma y recolectar datos por su cuenta; pese a no tener blindaje, su tamaño y diseño les hace resistir la radiación, la temperatura, y el polvo de regolito lunar.

Misión Colmena 2
Fuente: UNAM

Misión Colmena

Para llegar a la luna, el encargado del viaje será la empresa estadounidense Astrobotic Technology, el cual despegará en el mes de junio, con su cohete en Cabo Cañaveral, Florida; llevando en su interior, otros exploradores de la NASA y otras instituciones; el viaje, durará de tres a cinco días terrestres y el descenso lunar, se realizará con el módulo de aterrizaje Lander Peregrine.

Al aterrizar, la misión Colmena deberá esperar dos días terrestres para entrar en acción; ya que primero, es necesario se asiente el polvo de regolito; así como que inicien su exploración y se alejen dos rovers de otras misiones, los cuales podrían afectar las comunicaciones de los microrobots; una vez todo esto se complete, se dará inicio a la misión.

Los microrobots, serán expulsados del Lander Peregrine junto a otros aditamentos, por una especie de catapulta; con el objetivo de colaborar para ensamblar un panel solar de metro y medio que debe generar energía; a su vez, deberán aprovechar para medir el regolito, la temperatura del mismo, su sedimentación y otras características de importancia.

Fuente: Astrobotic Technology

 

Objetivos de la misión

La misión Colmena, tuvo una inversión aproximada de seis millones de pesos mexicanos, para la construcción del modulo y los robots; mientras que el precio de lanzamiento a sido de siete millones de pesos.

Esta misión, tiene como objetivo, además de impulsar la exploración espacial por parte de México; también busca comprobar la eficiencia de pequeños robots autónomos, sobre rovers de mayor tamaño, para la construcción de las próximas bases lunares; a su vez, se tiene como objetivo, el verificar la resistencia de los microrobots a las condiciones lunares, así como captar información de primera mano, del suelo lunar.

Al completar esta misión, las instituciones involucradas continuarán con el siguiente proyecto; en la cual, se enviarán en 2023, rovers del tamaño convencional, y de manufactura mexicana, con la finalidad de extraer oxigeno del regolito; siendo, el último de los objetivos, la llegada del primer mexicano o mexicana a la luna.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí