Waldo’s quiere venderte tu próximo auto eléctrico

La cadena minorista ha diseñado tiendas especializadas en movilidad, donde ofrece una gama de productos que incluye bicicletas eléctricas, motocicletas y vehículos eléctricos de la marca china Kiwo.

0
45

Waldo’s, un minorista que a finales de los 90 se hizo famoso por vender productos a un dólar, ha dado un giro a su modelo de negocio al incluir la venta de vehículos dentro de su oferta. Bajo su nueva división de movilidad, la cadena minorista ha introducido una variedad de opciones que van desde bicicletas eléctricas hasta pequeños autos eléctricos, todos de la marca Kiwo.

Los vehículos eléctricos, en particular, han captado la atención gracias a su atractivo precio, que se sitúa por debajo de los 100,000 pesos. En la página web se ofrecen cuatro variantes, todas con capacidad para transportar hasta tres pasajeros y alcanzan una velocidad máxima de 40 km/h. Equipados con una batería de ácido, su recarga completa se realiza en un máximo de 10 horas a través de un enchufe de corriente alterna.

Ernesto Llano, vicepresidente comercial de la empresa, revela en entrevista con Expansión que las pruebas para la venta de vehículos comenzaron hace algunos años. Manteniendo la premisa de precios bajos que caracteriza a la cadena, Waldo’s ha logrado posicionar sus productos motorizados como una opción atractiva para los compradores, respaldados por programas de garantía que brindan confianza a los consumidores.

Actualmente, la cadena cuenta con 12 unidades Waldo’s Motors en las que exclusivamente se ofrecen bicicletas eléctricas, motocicletas y pequeños autos eléctricos Kiwo. El plan es abrir más unidades bajo este concepto, aunque por ahora el directivo no ofreció más detalles al respecto.

Waldo’s no es la primera cadena que apuesta por la venta de autos eléctricos en su piso de ventas. Liverpool, por ejemplo, ha incursionado en este mercado ofreciendo financiamiento y ventas de vehículos de la marca asiática BYD. Además, en 2008, Elektra intentó comercializar automóviles de la marca FAW, aunque sin el éxito esperado.

Llano reconoce que este cambio no ha estado exento de desafíos logísticos, afirmando que «es un gran reto aprender a exhibir estos productos y enviarlos a las casas de los usuarios».

“Tienen un peso mayor y requieren de transporte y embalaje especial. Por otro lado, en las tiendas se requiere un espacio suficiente para su exhibición y que los clientes los puedan ver”, declara el directivo en entrevista con Expansión.

El director comercial de Waldo’s también subraya la importancia de la garantía como un recurso fundamental para evitar posibles contratiempos. Asimismo, la empresa se ha dedicado a proporcionar especificaciones detalladas, como el manejo adecuado de las baterías de los vehículos eléctricos, en sus manuales, con el fin de garantizar una experiencia satisfactoria para sus clientes.

«Entendemos que pueden surgir contratiempos y estamos comprometidos a responder si se trata de un defecto de fabricación», explicó Llanos.

Por ahora, la comercialización de estos vehículos motorizados se encuentra en una fase de aprendizaje, con la empresa dedicada a definir cuidadosamente el tamaño óptimo de las tiendas, los procedimientos logísticos y las ubicaciones estratégicas, con el objetivo de convertir esta iniciativa en un modelo rentable a largo plazo.

“Esta nueva línea de productos está mostrando un potencial significativo y una creciente aceptación por parte de los consumidores. Lo que estamos haciendo es poner los productos de movilidad en más tiendas”, explica Llanos.

Waldo’s va por más tiendas

 

Waldo’s, con un legado de 25 años desde su inicio en la ciudad fronteriza de Tijuana en 1999, tiene previsto un ambicioso plan de expansión para el presente año. Se proyecta la apertura de 80 nuevas tiendas en todo el país, con el objetivo de establecer presencia en más de 20 estados. Los recursos destinados a esta iniciativa ascienden a 500 millones de pesos.

Aunque Ernesto Llanos no confirmó si la expansión alcanzará nuevos estados, detalló que su equipo de expansión evalúa aproximadamente 100 criterios para determinar las zonas con potencial de crecimiento. La meta actual es alcanzar un total de 900 tiendas para finales del año en curso.

«Observamos áreas en desarrollo a lo largo del país, incluyendo zonas planificadas donde aún no estamos presentes. Esto nos permite intervenir rápidamente cuando se presente la oportunidad de adquirir terrenos o locales disponibles», explicó Llanos.

El directivo también anunció que, tras años de crecimiento de dos dígitos, la empresa espera mantener sus ventas al ritmo de la inflación este año. Además, destacó que el 60% de las ventas de la compañía provienen de productos con precios que oscilan entre los 9.99 y los 29.99 pesos, una estrategia que les ha permitido diferenciarse en un mercado competitivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí