Recorre México, por un mundo equitativo

Karen Quiroga Anguiano, con una larga trayectoria en la vida pública, promueve el proyecto MUJER para empoderar a las mujeres

430

―Hacemos lo posible para mejorar este mundo para las mujeres.

Esta es una de las frases con las que Karen Quiroga Anguiano concluye esta entrevista pero es también la línea que representa su filosofía de vida y de acción en su trabajo político en el país.

Originaria de la Ciudad de México, una gran parte de sus 39 años los ha dedicado para incidir a través de actividades e impulso de políticas públicas en el bienestar social, principalmente de los sectores vulnerables.

Karen
Karen Quiroga Anguiano

Esta tarde se encuentra en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, la capital de Chiapas, y precisamente en el set de televisión del programa Soleste view, donde hablará a detalles sobre el programa ciudadano MUJER.

Detalla, en algún momento de la plática, las siglas:

―Mujer, Unidad, Justicia, Equidad y Respeto.

Eso es MUJER, el proyecto que está promoviendo en los estados de la República Mexicana. Consiste en una estrategia integral que conjunta acción relacionada con el impulso de políticas públicas y leyes, información y educación para fomentar la equidad y actividades enfocadas a la protección de las mujeres y al mejoramiento de sus condiciones de vida.

Lo central es el empoderamiento de la mujer en el país.

Con 25 años de trayectoria en la vida pública, específicamente en la vida política, Karen Quiroga Anguiano, quien trabaja en el tema de la defensa de las mujeres, dice que el machismo está enquistado en la formación que se tiene como persona, por lo tanto hay que combatirlo con información y con una forma de educar. Y para incidir en este sentido, su grupo de trabajo y ella han enviado una serie de cartas a todos los sectores educativos con la intención de que en todos los niveles educativos se incluya la materia de género, porque el patriarcado y el machismo está muy metido en la cultura mexicana y eso solamente se va a erradicar con información y educación. Pero eso no sólo lo tienen que saber las mujeres; lo tiene que saber el taxista, el policía, el médico. Por ejemplo, el ser mujer no te hace feminista, no te hace entender a las mujeres, no te hace defender a las mujeres; sí se tiene que tener una educación sobre eso.

Y también como parte de la educación, Mujer apoya con un grupo de abogados y abogadas capacitados con perspectiva de género, además de psicólogos y sexólogos, en varios temas, entre éstos el de acercamiento a la Agencia de Ministerio Público. Esto es para resolver esa situación que se presenta cuando a alguien le pasa algo y no sabe cómo conducirse en el procedimiento ante el Ministerio Público: qué pedir, qué preguntas hacer, saber cómo se debe hacer la exploración del cuerpo en caso necesario o cómo saber cómo se tipifican los delitos, en los casos de agravios a las mujeres.

Taller de alphabiotismo

Y aparte de esas acciones, MUJER ha creado un programa que ayuda a las mujeres a escapar de un ataque. No se trata de fomentar la confrontación. El programa se centra en la capacitación de las mujeres en defensa personal, con el apoyo de un experto en artes marciales mixtas, para que pueda librarse de su agresor con ciertas técnicas o llaves. Se trata de evadir o escapar de la agresión o de la posible violación.
Mediante este programa, MUJER está formando a instructores para que éstos capaciten a las mujeres de las regiones, municipios y localidades del país. Y toda esa acción, se le acompaña con la asesoría jurídica. Porque como mujer es importante que sepas que te puedes defender de las agresiones y que la ley está de tu lado, y sólo falta que la conozcas.

Tras la demostración de algunas llaves que pueden ayudan a evitar agresiones, Quiroga Anguiano habla de otra acción que está promoviendo y desarrollando MUJER en el país: la capacitación de mujeres como alphabiotistas para contribuir en su bienestar y en la de otras. De hecho esta es uno de los motivos de su estancia hoy en Tuxtla Gutiérrez. Se trata de acercar bienestar y salud a las mujeres, porque con el alphabiotismo hay la posibilidad de todo un ajuste en la columna. Entonces, para ello MUJER está formando a instructoras mediante el curso básico integrado por cuatro sesiones, actividades a las que se pueden inscribir o solicitar información a través de las redes sociales de MUJER o al centro de capacitación en Tuxtla Gutiérrez en el número telefónico de 10:00 A.M a 15:00 P.M.

De esa manera, en México se están generando grupos para mejorar las condiciones de vida de las mujeres

Lo dice con certeza Karen Quiroga Anguiano, licenciada en Derecho y maestra en Derechos Humanos, quien a lo largo de su vida ha trazado toda una ruta: ha sido diputada local y federal y trabajó en la administración pública en la Ciudad de México, y esta vez está en la definición de un camino en el tema de la salud, principalmente con los sectores más vulnerables, mediante el alphabiotismo y otras técnicas que ayudan a la mujer a salir adelante.

Dice que sus profesiones la han ayudado a ver por las personas desprotegidas, no sólo en cuanto a la generación de políticas públicas sino también en la defensa en el ámbito legal y en el impulso de leyes. Por ejemplo, le tocó la discusión del tema matrimonio igualitario en la Ciudad de México y muchos otros derechos de la tercera generación.

―¿Respecto a los derechos de la tercera generación, hay otras actividades que se estén promoviendo en el ámbito legislativo?

Las dos más recientes legislaciones que hicimos fue la resignificación de género y la otra es la técnica de reproducción asistida. La segunda tiene que ver con la toda la ruta de cómo hacer la ocupación de un vientre para poder tener un hijo cundo estás en la imposibilidad; eso no está regulado en el país, existe una gran laguna en el país, y para regularlo implica trabajar.

Eso es lo que hacemos, lo posible para mejorar el mundo para las mujeres.
Precisa Quiroga Anguiano, y para concluir dice:

Siempre existen mejores opciones. Estamos entrando en una era totalmente feminista, donde las mujeres tenemos importancia y somos más reconocidas. Hay que hacer un mundo más equitativo.