Las medidas de una comunidad ante el COVID-19

San Antonio Bombanó, en el sur de México, ha hecho frente a la pandemia con acciones centradas en reducir los riesgos de contagio y en cuidar la economía de las familias

661
Comunidad San Antonio Bombanó.

En cuanto supieron del Covid 19, los habitantes de la comunidad de San Antonio Bombanó acordaron ya no reunirse hasta nuevo aviso y emprendieron una campaña de difusión. Se sumaron todos a las campañas Quédate en casa y Sana distancia.

En marzo, dejamos de reunirnos ―cuenta Juan Chanona.

De casi 67 años, Juan es un líder nato de la pequeña comunidad sostenible ubicada a doce kilómetros de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, la capital de Chiapas, en el sur de México, y esta tarde de miércoles de agosto cuenta sobre cómo han enfrentado la pandemia del coronavirus.

―Dejamos de reunirnos y al mismo tiempo nos sumamos a la campaña de Sana distancia ―especifica.

En San Antonio Bombanó, una comunidad de unas 170 familias y que desde hace tres generaciones se ha ido consolidando como una comunidad ecológica en el municipio de Berriozábal, los asuntos se deciden mediante acuerdos comunitarios, en el que también interviene una particular relación de armonía que existe entre las distintas congregaciones religiosas: católica, adventista, presbiteriana, pentecostal y testigo de Jehová. En la comunidad, las religiones procuran que haya unidad. Por lo tanto, esta vez recurrieron de nuevo al consenso.

Replicaron de inmediato las campañas encabezada por las autoridades de salud y que se estaban difundiendo tanto por las autoridades federales, estatales y municipales. Y prepararon un spot en el que explican qué es el COVID-19 y cómo afecta y cuáles son las medidas necesarias para reducir los riesgos de contagio.

Un spot que se transmite en altavoz y también mediante un vehículo de perifoneo.

―Debido al interés que pusimos en dar información del Covid, el presidente municipal nos donó un kit de perifoneo fijo ―dice Juan Chanona.

Calles empedradas en la Comunidad San Antonio Bombanó. Chiapas, México.

De ese modo, un vehículo va y viene por las empedradas calles de San Antonio Bombanó, porque en la comunidad de grandes árboles se prefieren los empedrados al asfalto o al cemento en las vías, para una mejor absorción del agua de las lluvias y para reducir el calentamiento. Con una atractiva cortinilla musical, el spot precisa sobre los puntos a tomar en cuenta para protegerse del coronavirus y proteger a los demás.

Todos podemos hacer algo, pero primero debemos saber qué es y cómo afecta.

Alguien ayuda, cuidándose a sí mismo y colabora a proteger a los demás

Son frases del spot y que aplican los habitantes.

―También se aplica la campaña Quédate en casa.

Juan Chanona, quien ha sido agente municipal de la comunidad durante 15 o 16 años, detalla que han sido insistentes y continúan con la recomendación de permanecer en casa y salir sólo para lo necesario.

Dice que siguen con el cuidado y aún no se reúnen como congregaciones, porque el cambio del semáforo, Chiapas ha pasado del rojo al naranja, “no garantiza mayor avance” y los que podamos seguir en casa, hay que permanecer en casa.

Para ello, también tomaron otras medidas: a la par de que algunos tienen que seguir con sus trabajos para obtener su medio de subsistencia, pidieron a los proveedores de insumos alimenticios, que fuesen considerados con precios justos para todas las familias.

―Los proveedores se han comportado ―reconoce Juan Chanona.

San Antonio Bombanó, que en 2017 celebró su centenario de manera simbólica, ya que se fundó tiempo atrás, es una comunidad que promueve la producción para el autoconsumo, como los huertos y cría de conejos y aves, productos que también se intercambian entre las familias para ayudarse en la alimentación.

Debemos aprender a alimentarnos mejor, para resistir ―advierte.

Aprender y actuar para lo mejor, es parte de la filosofía de vida en San Antonio Bombanó. Por ello, se plantan árboles, se evita la quema para sembrar milpa, se cuida y reúsa el agua, no se permite el derrame de aguas negras y que se tire basura en las calles. Eso se enseña en los hogares, en las escuelas, en las iglesias y en los lugares de reuniones. Entre todos los representantes de familia se revisan qué falta y qué se puede hacer y cómo se puede hacer.

Esta vez, decidieron que lo mejor era seguir las recomendaciones básicas de salud y realizar una campaña de difusión.

―Lamentablemente hubo un fallecimiento, aunque ese contagio no haya sido acá ―confía Juan Chanona.

San Antonio Bombanó, sigue con los cuidados, dice.

Luego, optimista, sostiene:

Vendrán mejores tiempos; hay esperanza.