Avances en la ciencia en Latinoamérica para responder al COVID-19

249
FOTO/FREEPIK

Mucho se ha dicho y hablado del COVID-19 a tal grado que ha ocasionado un caos enorme entre la sociedad, sin embargo, científicos de todo el mundo, entre ellos varios latinoamericanos, están trabajando en el desarrollo de una vacuna contra dicha pandemia. Mientras que otros países han avanzado en la realización de test para el diagnóstico, antivirales y hasta una cápsula para aislar pacientes.

Algunos científicos de Brasil, Argentina, Colombia, Uruguay, México, Chile y Cuba, han trabajado contra reloj en busca de soluciones para combatir el coronavirus; y han presentado avances que permiten mejorar el tratamiento de los pacientes infectados.

En el caso de Brasil, la Universidad de Sao Paulo, fue de las primeras que en el hemisferio sur logró avances en el combate al coronavirus; donde junto al Instituto Adolfo Lutz y la Universidad de Oxford del Reino Unido permitieron secuenciar el genoma del coronavirus, ahora están desarrollando una vacuna “de respuesta rápida contra el virus, posibilitando la creación de los anticuerpos necesarios”.

Cuba por su parte ha hecho un gran aporte con el antiviral cubano Interferón alfa 2B recombinante un medicamento que en un principio era para tratar pacientes con VIH y otros virus, pero gracias a su efectividad, combate afecciones respiratorias tales como el COVID-19. En estos últimos días Cuba ha recibido varias solicitudes de países para enviar el medicamento que ellos mismos han fabricado, así como también la colaboración de médicos cubanos.

En Chile se ha trabajado igual con la creación de una vacuna que pueda combatir el COVID-19, todo esto a raíz de un trabajo que recoge la experiencia de los últimos 10 años, cuando se desarrollaban vacunas contra el virus respiratorio sincicial (VRS) y el metapneumovirus humano (MPVh).

En Colombia, en un inicio, no se reportaban casos de coronavirus, pero comenzaron a trabajar en pruebas capaces de detectar la presencia del virus en cuestión de ocho horas, es así como este país caribeño fue el primero en poder desplegar un equipo de inteligencia epidemiológica para seguir de cerca los casos de los posibles infectados.

Argentina no se quedó atrás y cuatro de sus connacionales desarrollaron un método de hisopado nasal, el cual permite saber en cuestión de 60 minutos si una persona está infectada o no, esto ha ayudado mucho ya que habitualmente las pruebas que se practicaban en el mundo tardaban hasta 48 horas.

En el caso de México el profesor del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IISMAS) de la Universidad Autónoma de México (UNAM) Gustavo Cruz adaptó para el coronavirus un modelo matemático que había desarrollado en 2009 para predecir, en ese entonces, el comportamiento de la Gripe A H1N1. A través de esto, pudo calcular que el coronavirus tendrá un salto en la cantidad de infectados en Ciudad de México entre el 20 y el 30 de marzo. Asimismo, el ingeniero Fernando Avilés logró desarrollar una novedosa cápsula que puede mantener a un paciente completamente aislado durante su hospitalización, las cápsulas logran volverse herméticas gracias a su capacidad para controlar la presión atmosférica. Eso hace que incluso si se corta la maya que cubre al paciente, “el aire va a entrar, pero no va a salir”.

 Muchos de estos avances obtenidos hasta el momento para prevenir el COVID19, han sido resultado de otros estudios y experimentos que se han realizado en el campo de la salud, no hay que alarmarse y ante todo hay que guardar la calma y confiar en que la ciencia médica podrá seguir brindando buenos y mejores resultados para erradicar esta pandemia.