Problemas de Marketing, cuando el CEO de Uber decidió convertirse en repartidor

El CEO de UBER decidió convertirse en repartidor por un día, para mejorar la imagen de la compañía, lamentablemente, no le fue bien.

0
648
Convertirse en Repartidor P

Durante el 2021, Uber y Uber Eats, pasaban por una fuerte crisis de imagen; por esta razón, el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, decidió arremangarse la camisa y ser él mismo quien solucionara el problema de publicidad.

La estrategia era muy sencilla, optó por convertirse en repartidor de Uber Eats; y demostrar que eran muchos más, los aspectos positivos del trabajo de delivery.

Convertirse en repartidor

Así que Khosrowshahi, se dio de alta en Uber Eats y con ayuda de una bicicleta, comenzó a trabajar como repartidor. Para dar a conocer su experiencia, utilizó twitter, relatando los sucesos más destacables de su día.

Al final de la jornada, Khosrowshahi había logrado completar 10 viajes; en 6 de estos, se dedicó por completo al reparto, mientras que para las 4 restantes; tuvo mucho tiempo para descansar, comer o hacer otras actividades.

De acuerdo a las cuentas del CEO, de las 8 horas de jornada que se había propuesto como meta, tan solo había dedicado 3 horas y media para repartir; mientras que las 4 horas y media restantes, fueron para descansar, comer o hacer cosas personales; por ello, obtuvo una ganancia de $106.71 dólares americanos, casi 2 mil pesos mexicanos, ya con propinas incluidas.

Las críticas

Lamentablemente para el CEO y para la empresa, convertirse en repartidor por un día, no generó el impacto positivo deseado; sino que al contrario, fueron los repartidores de San Francisco quienes alzaron la voz en contra por algunas irregularidades.

Y es que de acuerdo a los datos de Khosrowshahi, este obtuvo $30 dólares por hora laborada, más en San Francisco, los repartidores tenía como tope regular, los $23 dólares por hora laborada; esto, sin incluir los gastos de mantenimiento del vehículo y  alimentos; dejando el sueldo en $13 dólares por hora.

Pero Khosrowshahi no se asustó ante las críticas, decidió intentar una segunda rodada; en esta ocasión obtuvo menores ingresos, más cercanos a la realidad de un repartidor en San Francisco; lo que si bien, ayudó a silenciar las primeras quejas, disminuyó el apoyo que se le daba al CEO, pues con su experimento había demostrado la alta variabilidad de los ingresos de un delivery.

Dejar que lo hagan otros

Hay algo que no te he mencionado, pese a las críticas que se vivían en aquel momento, Dara Khosrowshahi era considerado el reformador de Uber; cuando tomó el liderazgo, la compañía se encontraba en un momento de crisis aun más grave, y el CEO arregló el problema a fondo, por esta razón, era poco probable que su carisma y su campaña fallaran.

Una leve caída en bolsa, fue el primer efecto negativo de esta campaña, mientras que la imagen de repartidor resultó más afectada; ya que dejó de ser romantizada y se consideró un trabajo de pocos ingresos y muchos riesgos.

Si bien la idea de convertirse en repartidor por un día, no parecía mala, que fuera el mismo CEO quien abanderara esta campaña, no generó confianza en el público, ya que para muchos, era una puesta en escena; y es que en ocasiones, por muy buenos que seamos en distintas actividades, no podremos solucionar todo, lo recomendable sin duda, era buscar a un experto en marketing u otra persona que prestara su imagen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí