Una nueva forma de financiar la ciencia

Boyajian, una astrónoma que vio en el interés por los alienígenas, la oportunidad de salvar a su equipo y contribuir a la ciencia, con la ayuda del financiamiento colectivo.

0
346
Financiar ciencia portada
Boyajian explicando los resultados obtenidos de la estrella KIC 8462852. Fuente: TED

Hacia 2016, se creía que la ciencia solo se podía financiar de dos maneras: a través de fondos públicos o a partir de apoyos del sector privado. En ese mismo año, la astrónoma Tabetha Boyajian rompía este paradigma, al presentar a los usuarios de internet, la oportunidad de contribuir económicamente a su investigación científica y obtener acceso a los avances de la misma.

Se creaba una nueva oportunidad para financiar la ciencia y acercarla al público en general, pero para saber cómo culmina esta historia, tenemos que conocerla desde el inicio.

Un poco de contexto sobre astronomía

A principios de 2009, la NASA colocaba en órbita espacial al telescopio Kepler, con el objetivo de encontrar planetas en otros sistemas solares, conocidos como exoplanetas. Para lograr esta misión, el telescopio observaba a las estrellas en un mismo sector del espacio, capturaba datos y los enviaba a la Tierra para su análisis.

La información era recibida e interpretada por una computadora, quien detectaba el momento en que la luz de una estrella descendía, lo que indicaba un planeta rotando alrededor de su sol; de acuerdo al descenso de luz y el tiempo que duraba este descenso, se calculaban las características del planeta.

Como podrás imaginar, la información que revisaba la computadora era mucha, más de 150,000 estrellas se observaron durante 4 años; por lo que se creó el programa “Cazadores de Planeta”, para que entusiastas de la astronomía colaboraran con la interpretación de datos.

En esta imagen, podemos notar como la transición de un planeta afecta al flujo de luz de su estrella, al pasar por el punto del observante, en los datos, genera una dispersión en forma de “U”, mientras más veces ocurra, más fácil será el conocer las características del planeta. Fuente: NASA

Una estrella de características irregulares

Fue de esta manera, que el equipo que lideraba Tabetha Boyajian, dentro de los “Cazadores de Planetas”, se topó con las irregularidades en el descenso de luz de la estrella KIC 8462852, más grande y caliente que nuestro sol, a la que denominaron de cariño Tabby.

Verás, un planeta del tamaño de Jupiter hace descender el brillo de una estrella como nuestro sol, al 1%, y dura apenas unas horas; pero el descenso en la luz de Tabby era irregular, podía durar semanas y opacaba el 20%. Lo que fuera que ocultaba a Tabby, era enorme y asimétrico.

Se barajaron varias respuestas a este fenómeno: datos errados, un sistema solar naciendo, una colisión planetaria, miles de cometas, polvo estelar, estas hipótesis no respondieron todas las preguntas, por lo que fue necesario plantear una nueva propuesta: ¿y si la estructura que bloqueaba la estrella Tabby no era de origen natural?

Financiar Ciencia Tabby
Posición de Tabby en el cielo y flujo] Tabby se encuentra entre las constelaciones del Cisne y la Lira, durante sus observaciones, los “Cazadores de Planetas” pudieron notar una acusada atenuación en la luz de esta estrella, irregular para el tipo de astro. Fuente: Boyajian Team, papier Where’s the flux?

Solo podía existir algo de manera artificial de esa magnitud, una esfera dyson creada por una civilización muy avanzada, para absorber la energía del sol; aunque muy sutil, se abría la posibilidad de confirmar vida extraterrestre.

Se necesitaban más datos para dar una respuesta contundente, por desgracia en 2013, la misión Kepler pasaba a su siguiente fase de observaciones y en 2015 llegaba a su fin el financiamiento para la revisión de datos.

El financiamiento colectivo al rescate

Tanto los medios, como las personas solo habían dado cabida a una oración, la posibilidad de confirmar vida alienígena avanzada; en este revuelo, Boyajian encuentra la manera de continuar su investigación, iniciar una campaña en la plataforma de fondeo, Kickstarter, que ya mencionamos en otro artículo de emprendimiento mexicano.

Para marzo de 2016, arrancó “Where’s the flux?”, solicitando $100,000 dolares estadounidenses, con la finalidad de mantener un equipo de revisión de nuevos datos y financiar espacio de observación del telescopio Las Cumbres.

La campaña fue todo un éxito y recaudó $107,421 dlls., de 1,762 patrocinadores; a la par, surgieron detractores que acusaron a Boyajian de aprovecharse del interés del público por los alienígenas.

En esta historia de estrellas, alienígenas, y plataformas de fondeo, podemos obtener dos enseñanzas: primero que no eran extraterrestres los que opacaban el brillo de Tabby, sino cúmulos de polvo; segundo, siempre es posible encontrar financiamiento, solo hay que buscar en todos los lugares y saber cómo vender tu idea.

Esfera Dyson Financiar Ciencia
En la parte superior, recreación artística de una esfera de Dyson, una megaestructura capaz de aprovechar la energía de una estrella; en la parte inferior, cúmulos de polvo y planetas troyanos circundando la estrella Tabby. Fuente: Wikipedia/Boyajian Team

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí