Estrategias exitosas contra la pandemia del COVID-19

Alemania, Japón, Singapur, Italia y Corea del Sur avanzan científicamente

398
estrategias-SolesteView/Diseño Jhony Galván

Algunos países como China, España, Italia y Estados Unidos, han sufrido las peores consecuencias por el virus del COVID-19. En cambio otros países al ver la situación que se vive en nuestro mundo, están poniendo en marcha, estrategias que han logrado hacer más rápida la expansión del coronavirus.

En el caso de Alemania, es uno de los países que tienen el mayor número de contagios por el COVID-19, y una de las claves para poder frenar la mortalidad en este país es la identificación temprana de los portadores del virus, por lo que las autoridades de ese lugar han indicado que a la semana, tienen la capacidad de realizar hasta 160,000 exámenes de diagnóstico.

Por otro lado, Japón se convierte en un terreno fértil para que el virus del COVID-19 sea propagado e hiciese más estragos, debido a que tienen una proporción de personas mayores de 65 años y un alto nivel de consumo de tabaco, lo cual los convierte en un blanco más vulnerable frente a las enfermedades respiratorias. Aunque las medidas preventivas para otros países implican el distanciamiento social, las autoridades de Japón no han obligado a la población a tomar las mismas medidas extremas de prevención que ha tomado China, España e Italia, ya que las tasas de contagio y mortalidad en este país son mucho más bajas que en otros; una de las razones por la cual sus números son bajos, es la rápida reacción del país para identificar los focos de infección.

Muchas han sido las medidas para poder controlar los números de contagios por el COVID-19, pero en el caso de Singapur, recurrió a detectives de enfermedades, los cuales permiten conocer dónde había estado el virus en el país y así poder cortar la gran cadena de contagios a partir de los focos de infección.

En el caso de Italia, un pueblo de la región de Véneto llamado Vo’Euganeo, instaló un centro de análisis para realizar la prueba de contagio a todos los vecinos de este lugar, en dicha prueba experimental, pudieron darse cuenta que el periodo de incubación del virus del COVID-19 es de aproximadamente dos semanas y que cualquier estrategia de contención tiene que tener en cuenta el elevado número de positivos asintomáticos.

Pero hasta el momento, Corea del Sur se ha convertido en un ejemplo en el mundo, -esto a pesar de que China sea su país vecino- ya que sus números de contagios y la tasa de mortalidad que maneja este país resultó mucho menor. En Corea del Sur, se realizan cerca de 10,000 pruebas por día, mismas que han  permitido aislar a la población que presenta los cuadros asintomáticos, que es uno de los principales problemas de dispersión del virus; aunque muchas de las medidas tomas por este país fueron criticadas como métodos extremos de control social, muchos expertos han coincidido en que fueron un punto clave para poder salvar muchas vidas.