Un artista al que no le tiembla la voz

Damián Martínez, pionero del rock indígena en México, hace una lectura de la pandemia y sus consecuencias en el mundo artístico.

0
815
Damián Martínez_Fundador, vocalista y guitarrista del grupo Sak Tzevul.

 

Su voz tan personal y su capacidad de siempre reír.

Así soy, qué le hacemos ―dirá en algún momento de la plática.

Recuerdo que en otra ocasión ha dicho que se ríe de alegría porque hace lo que siempre quiso hacer: rock.

Rock, en su definición: actitud ante la vida.

Damián Martínez tiene 42 años y nació en el municipio tsotsil de Zinacantán ubicado entre las montañas que amurallan la colonial ciudad de San Cristóbal de Las Casas.

Es vocalista y guitarrista del grupo Sak Tzevul que fundó en 1996 y que debutó en escenario nacional en 2000 como el inicio de un camino hacia espacios internacionales entre los que se cuentan Estados Unidos, Japón, España.

Pero ahora, la pandemia los tiene detenidos en San Cristóbal de Las Casas, junto a la familia, desde donde responde los mensajes vía telefónica. Varados, sin conciertos, sin giras y sin una certidumbre sobre cuándo se reactivará la actividad cultural tanto en el estado como en la República.

Ni cómo ir a otro país ―advierte.

Se han limitado a entrevistas vía redes sociales y a pequeños conciertos vía Instagram.

Sak Tzevul (relámpago en idioma Tsotsil)

―Esas son actividades que no representan un ingreso monetario para que viva el artista.

Pero cuenta que lo más preocupante es que la pandemia también ha pasado a ser un pretexto para que muchas instituciones culturales digan que no se puede hacer nada, por lo que cree que en general a los artistas les está yendo mal.

No veo un plan de trabajar con los artistas ―precisa.

Eso sí, aclara que se sabe que la cuestión de la pandemia no sólo está en manos de las autoridades sino también en manos de la gente que no toda está tomando en serio la situación.

Pero no sé si en nivel estatal y nacional las autoridades están pensando en artistas ―se pregunta.

Y hace otras preguntas:

Pero qué piensan hacer, cómo piensan reactivar a los artistas, si es que piensan en ellos.

Dice estar muy preocupado por todos los efectos de la pandemia, porque si bien esta etapa le ha servido por un lado para profundizar en la parte creativa, que es bastante caro, sabe que en otras ocasiones que ha habido crisis se buscaba una salida o hasta se partía a otro país, pero ahora la situación es global y no hay a dónde irse.

Hay incertidumbre.

Luego dice:

Ha sido serio el impacto.

El grupo se ha reunido pocas veces, por el temor al contagio. Han tomado en serio las nuevas reglas de convivir, porque hay que ser responsables aunque cueste, pero “ojalá haya alternativas pronto”.

No podemos quedarnos así por mucho tiempo: el aislamiento no sólo es físico sino también emocional: vas a un lugar y de repente te entra el miedo de qué tal y alguien está infectado.

Una vez dicho eso, envía un mensaje a las autoridades culturales:

Qué piensan hacer con los artistas. Esperemos que se cumpla el cambio que prometieron. No podemos culpar solo a la pandemia, porque sí hay muchas cosas que hacer. Sólo falta voluntad

Sigue:

No todos los artistas tienen la vida resuelta. Es romántico pensar en la época de la pandemia ponte a crear, pero para crear también hay que comer. Yo salgo adelante como puedo, pero el arte conglomera multitudes. Y sí se podrían hacer otras actividades, usando internet. Siempre hemos regalado conciertos, pero quién te apoya para llevarlos a cabo. Como músico y ser humano trato de ser comprensivo de la situación global, pero en lo local a las autoridades no se les ve ni su polvo, son indiferentes.

Sak-Tzevul el primer grupo de rock en Tsotsil -Damián-Francisco y Enrique Martínez

Se oyen sus palabras, criticas. De hecho, Sak Tzevul, relámpago en lengua tsotsil, en el universo indígena, es un grupo de rock que si tiene activismo este es netamente social y no comercial; es plural, porque, además de Damián y sus hermanos Enrique y Francisco los principales, han tenido como integrantes a  artistas o músicos de otros países.

Qué hacemos con el arte, con la música, mientras llega la vacuna. Qué va a pasar con los trabajadores de la cultura. Qué con los grupos culturales, con los artistas que no son comerciales. Comprendemos la emergencia, pero no se ve u oye que las autoridades digan esto va a sí, discutamos qué hacer.

Foto Damián Martinez

Y ríe de lo que está por decir:

En esta temporada están saliendo todos los prejuicios que tenemos como humanos, debemos reflexionar.

Y suelta de nuevo:

Yo te digo quédate en casa, pero si eres de los que no puede quedarse, que tienes que trabajar.

Se torna serio en su tono voz y concluye:

Hablo desde mi necesidad.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí