Printaform, la computadora mexicana que pasó del éxito al olvido

Printaform pudo ser una computadora mexicana de gran reconocimiento como IBM o Mac, pero a raíz de una tragedia todo cambió para la compañía.

0
3450
computadora mexicana

Fue en la década de 1980, cuando el deseo mundial de tener una computadora personal en casa u oficina comenzó, cuando la PC 5150 de IBM llegó, posteriormente del lanzamiento de la 128K de Macintosh. Ambos lanzamientos quedaron en el olvido en la historia de la computación, ya que México entró en esta batalla con el lanzamiento de la computadora Printaform Cado Systems

Las computadoras IBM y Macintosh eran muy caras para la gran mayoría de la población mexicana, para ello el ex presidente José López Portillo impulsó la creación de una “industria tecnológica mexicana”.

Poco después nació en México: Printaform, propiedad del empresario Jorge Espinosa Mireles, el cual comenzó fabricando productos de papelería, pero durante la década de los 80 ya tenía experiencia en la fabricación de calculadoras, máquinas de escribir eléctricas, cajas registradoras y otros aparatos cibernéticos.

computadora mexicana 3

Computadora mexicana

Uno de los primeros éxitos que tuvo Printaform fue Cado Systems, pero meses después hizo un lanzamiento más fuerte en una feria de Estados Unidos, con la “Printaform Columbia arrastrable con monitor de 12 pulgadas“, dicha innovación en aquella época representó el futuro materializado, ya que la gente podía viajar con ella a cualquier parte del mundo arrastrándola como una maleta y colocándola fácilmente debajo del asiento de un avión.

La empresa Printaform, ofrecía el plus de vender sus productos a precios muy accesibles, en comparación con sus competidores. Por esta razón, probablemente, Bill Gates prefirió hacer una alianza con Espinosa Mireles en lugar de meterse a una lucha contra él en México y otras partes del mundo, el acuerdo era para que las Printaform incluyeran el sistema de Windows.

Debido a los logros que había obtenido Espinosa Mireles se le catalogó como “El Quijote de la comunicación” y a su empresa Printaform como “El gigante amarillo”, debido a que sumó un equipo de más de 5 mil distribuidores y una planta para fabricar las computadoras en Hermosillo, Sonora.

Con el paso del tiempo, la computadora mexicana tuvo diferentes variantes, las cuales eran distribuidos a través de preventas; la gente dejaba efectivo y cheques hasta por 5 mil dólares para apartar su Printaform, en especial cuando llegó la Printaform multimedia en la que incluso ya se podían ver enciclopedias como Encarta y escribir textos con amplia facilidad.

computadora mexicana 2

El fin del éxito

Pero en 1992 todo comenzó a marchar mal, cuando Jorge Espinosa Mireles fue secuestrado por integrantes del Partido Revolucionario Obrero Clandestino Unión del Pueblo (PROCUP), quienes lo dejaron en la bancarrota a él y a su familia tras el pago de su rescate.

Sin embargo, la empresa Printaform intentó levantarse, pero no contaban con que en plena recuperación empresarial vendría el Tratado de Libre Comercio. Con la apertura para que entrara al país un gran número de marcas tecnológicas extranjeras, especialmente IBM y Macintosh, Printaform no tuvo más que aceptar su salida de la contienda por dominar el mercado mundial de las computadoras

Hoy en día la marca sigue existiendo, aunque sólo se dedica a la venta de muebles para oficina. Pero el hombre que en aquel entonces hizo grande a Printaform, falleció en enero de 2021 sin que nadie reconociera su gran esfuerzo para que México fuera uno de los que dominara el mercado de las computadoras.

encarta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí