Jere XXXIV

El niño que perdió su mundo

0
643
Jere-XXXIV-SolesteView-Diseño-Jhony-Galván

Al templo…al templo.

Gritaba la gente.

Ni nos acordamos de los sacos de manta ni de la guitarra del abuelo.

Mamá cogió de la mano a mi hermana pequeña y luego a mí, pero me solté apenas salí de la casa.

Abrí la mano y sentí que la llovizna dejaba polvo gris en mi palma.

Era materia fina.

Dejamos abierta la casa.

A mitad de camino nos topamos con los abuelos y apretamos los pasos, lo más que pudimos con los movimientos de la tierra.

Entre más estallidos, más lluvia de cenizas. Empezó a caer arena.

Se oscureció.

Se escuchaban llantos.

Todos al templo, al templo todos, se oían gritos.

Entramos apretujándonos a la iglesia, una construcción ancha y alta de piedra y techo de láminas de cinc, con dos campanarios y una torrecilla central. Llegamos a la mitad entre la puerta principal y el altar porque al fondo ya se encontraban niños, niñas, hombres y mujeres jóvenes y viejos. Se oían rezos, llantos. Otros iban y venían buscando familiares entre la multitud y unos hombres movían largos y gruesos maderos para apuntalar el techo. Golpeaba fuerte la lluvia de arena.

Relumbraban los estallidos del volcán en la semioscuridad de la iglesia.

Me di cuenta que castañeaban mis dientes. Estaba temblando.

Saqué la semilla, la apreté y me llevé la mano al pecho.

Temí que cediera el techo de la iglesia. Chirriaban los maderos ante el peso.

Sentí que alguien me rodeó con un brazo. Era papá que se había unido a nosotros.

Volví la vista hacia la puerta. Observé que afuera violentas luces hacían añicos la oscuridad profunda. Saltaba la tierra.

 

*Continúa…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí