¿Y los soldados qué?

Los próximos días del personal médico.

295
Nadie lo hará por ti.
Pepe Cruz. Nadie lo hará por ti

Cuando cursé la universidad me tocó leer el Arte de la Guerra de Sun Tzu, en el que refiere cinco factores que se deben considerar para planear y dirigir una guerra.

Hoy se escucha que enfrentamos la guerra contra un enemigo invisible, escurridizo que ataca a las poblaciones más vulnerables, en un esquema que más bien parece de guerrilla. Es decir, en ciertas zonas generalmente urbanas.

Se ha anunciado diversas medidas para romper su cadena de transmisión, como decía Sun Tzu, destruye su cadena de suministros para que el enemigo pueda reducir su capacidad de ataque.

Entre estas medidas se ha solicitado que todas y todos estén en sus casas, de igual manera como se hacía en épocas remotas, que se pedía a los pobladores huir a las montañas, ante un ataque enemigo.

Pero ahora que todo se detiene lentamente, surge una pregunta. ¿Qué pasa con los hombres y mujeres que se enfrentarán de manera directa con el virus? ¿Con aquellas y aquellos que sus ojos contemplarán la muerte?

¿Quién o quiénes están trabajando en su organización, suministros de materiales y equipos? ¿Que se está haciendo para mantener alta la moral de las enfermeras y médicos que darán una férrea batalla para salvar vidas?

Hemos escuchado de ampliación de capacidad hospitalaria, pero no hemos visto imágenes de entrega de equipos, insumos o suministros, tampoco se habla de algún sistema de estímulos, para que cuando la ola de pacientes aparezca como dice Sun Tzu, la fuerza moral de nuestro soldados -personal médico- esté en lo más alto para dar una dura pelea.

No es un tema menor. Es más, es uno de los cinco puntos que el estratega militar recomienda en su libro como el quinto elemento vital para el triunfo: La organización y logística de las y los que se enfrentarán a la muerte misma.

Los que estamos en la montaña (en nuestras casas) tenemos hoy mucho tiempo para reflexionar para no exponernos, seguir las recomendaciones y reducir el número de pacientes. Tenemos también, quizás, la posibilidad de apoyar de alguna manera a los médicos y enfermeras que darán la pelea. Necesitamos que estén motivados. Aún es tiempo.

#Ciudadanossolidarios

Nadie lo hará por ti.