¡La IA aumentará la desigualdad entre países y entre trabajadores!

Si la IA complementa significativamente a los trabajadores de mayores ingresos, puede conducir a un aumento desproporcionado de sus ingresos laborales.

0
151
Inteligencia Artificial

El efecto neto de la Inteligencia Artificial (IA), en la economía global es difícil de medir, sin embargo, con casi el 40 por ciento del empleo mundial expuesto a sus efectos, podría reemplazar puestos de trabajo y profundizar la desigualdad por lo que los gobiernos deben asegurar su alcance para dar beneficios a la humanidad, advirtió Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional.

“Lo que podemos decir con cierta confianza es que necesitaremos idear un conjunto de políticas para aprovechar de manera segura el vasto potencial de la IA en beneficio de la humanidad”, expuso en el blog del organismo, a la víspera del arranque de los trabajos de la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF), en donde la IA será uno de los temas claves a discutir por los líderes que participen.

El 40 por ciento del empleo mundial está expuesto a la IA según un estudio del FMI, con diferencias entre economías avanzadas y mercados emergentes por su capacidad para impactar trabajos altamente calificados.

Así, en los mercados emergentes, en donde ubica a México, y los países de bajos ingresos, se espera que la exposición a la IA sea del 40 por ciento y el 26 por ciento, respectivamente, lo que sugiere que estos mercados enfrentan menos perturbaciones inmediatas derivadas de la IA.

Muchos de estos países no tienen la infraestructura ni la fuerza laboral calificada para aprovechar los beneficios de la IA, lo que aumenta el riesgo de que con el tiempo la tecnología pueda empeorar la desigualdad entre las naciones.

Las economías avanzadas enfrentan mayores riesgos derivados de la IA, pero también más oportunidades para aprovechar sus beneficios. Aquí alrededor del 60 por ciento de los empleos pueden verse afectados por la IA.

Las desigualdades que provocará esta tecnología también serán dentro de los países, en ingresos y riqueza, los trabajadores que puedan aprovechar la IA verán un aumento en su productividad y sus salarios, y aquellos que no, pueden quedarse atrás. A los trabajadores más jóvenes puede resultarles más fácil aprovechar las oportunidades, mientras que a los de mayor edad les podría resultar difícil adaptarse.

Si la IA complementa significativamente a los trabajadores de mayores ingresos, puede conducir a un aumento desproporcionado de sus ingresos laborales. Además, las ganancias en productividad de las empresas que adoptan la IA probablemente aumentarán los retornos del capital, lo que también puede favorecer a las personas con mayores ingresos. Ambos fenómenos podrían exacerbar la desigualdad”, alertó Kristalina Georgieva.

Ante las probabilidades de empeorar la desigualdad general, recomendó a los formuladores de políticas abordar esta tecnología de manera proactiva para evitar que avive aún más las tensiones sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí