La curva que se ha vuelto imposible de aplanar

Desde el inicio de la pandemia la mayoría de los gobiernos intentan aplanar la curva del crecimiento exponencial de contagios del virus.

0
287
Foto/Internet

Han pasado más de 50 días de suspensión de actividades ordinarias y la cuarentena como espacio de tiempo llegó a su fin, sin embargo, aún tenemos que seguir las recomendaciones, entre ellas el aislamiento voluntario. Recientemente se anunció las próximas tres semanas de alto riesgos de contagios.

El aplanamiento de la curva aún se ve distante. Sin duda que este propósito se cumplirá con una estrategia integral que ayude a la población a cumplir con las recomendaciones.

El discurso de quédate en casa no es suficiente cuando no puedes hacerlo porque en la empresa no esencial donde colaboras te obligan asistir. Tampoco te puedes quedar en casa si hay trámites que tienes que hacer. Mucho menos puedes quedarte en casa si no tienes alimentos para ti y tu familia.

Tampoco puedes cuidar tu sana distancia cuando sales por alguna necesidad, si en el transporte público nadie regula el hacinamiento.  Cuando pasas por espacios públicos y estos están llenos de mercaderías sin un control sanitario

Al parecer el concepto de aplanar la curva surgió cuando en 2015, el Dr. Rajeev Venkaya presentó una estrategia Nacional en Estados Unidos para reducir el impacto de la gripe aviar H5N1. Con sus colegas Richard Hatchett y Carter Mercher publicaron en 2017 un gráfico que dio lugar a la expresión “aplanar la curva”

Desde esta perspectiva aplanar la curva, nace como una estrategia donde se ve a la sociedad como un todo, donde cada sector tendrá un tratamiento diferenciado pero alineado a un solo propósito. Los ciudadanos tenemos la responsabilidad de cuidarnos, pero las autoridades tienen la de promover el desarrollo social y económico de sus territorios, lo que implica organizar, dirigir y vigilar y sancionar.

Precisamente, los creadores de la propuesta plantearon la estrategia del queso suizo, donde una serie de acciones coordinadas puedes atrasar el reloj epidemiológico. Una de ellas es garantizar la suspensión de actividades no esenciales. Otra es el uso obligatorio de mascarillas en espacios públicos y una tercera es la aplicación de test para detectar posibles contagios.

Estás acciones y otras que actualmente solo se recomiendan, pero pareciera no se vigilan, como la sana distancia y, el lavarse constantemente con agua y jabón puede hacer que el impacto de la pandemia se reduzca.

Para aplanar la curva de contagios, es necesario aplanar otras curvas como la de indiferencias, ausencias e insuficiencias.

Un solo propósito, con diversas estrategias.

Nadie lo hará por ti ☝️

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí