Hubo una marimba chiapaneca que brilló en Berlín, Alemania en 1971

pero también un maestro que le dio estilo y la coordinó en esa gira. Se llamó Felícito Yuca Domínguez.

116
Olegario-Yuca-Domínguez-solesteView.

Mejor conocido como Don Olegario Yuca, el único de esos 16 embajadores chiapanecos que sabía leer partituras. Lo conocimos en julio de 2019, en su casa en el lado norte poniente de Tuxtla Gutiérrez, luego de que Yucundo Ruiz Molina, el hombre que gestionó que los músicos viajaran desde el municipio de Acala invitados y financiados por la empresa Proquina bajo el nombre de “Marimba Proquina” para que amenizara el aniversario de la empresa Shering, platicara de él. En la breve entrevista, en una tarde lluviosa, mostró los recuerdos, fotografías principalmente, que guardaba de esa época. Sencillo, rememoró orgulloso aquel viaje. Al final, sonrió alegre: sabía la proeza que había protagonizado. Esta vez, le decimos adiós don Olegario, en el viaje. Fue en Solesteview uno de los primeros inspiradores.