El mensaje de un agrónomo a los ganaderos

El ingeniero Anselmo Cigarroa de Aquino promueve la mejora de producción y alimentación ganadera mediante los silos de maíz de alto rendimiento

0
627

―Nos estamos envenenando.
Suena con acento de mayor preocupación lo que Anselmo Cigarroa acaba de pronunciar, por lo que trata de ejemplificar.
Ha mencionado los riesgos que representan para la salud humana el engordar el ganado con clembuterol y alimentarlo con pollinaza.
Él es un agrónomo que hace 26 años inició con un proyecto personal para buscar alternativas en producción agropecuaria, en 2000 abrió un negocio de semillas y pastos y en los últimos 10 años se ha dedicado a compartir conocimientos y estrategias de sana alimentación del ganado en el sureste de México.
Cuenta que un viaje próximo en su agenda es respecto a un encuentro con ganaderos del estado de Veracruz. Habla apasionado de su labor desde su oficina al fondo de una tienda de productos agropecuarios en el Centro de Tuxtla Gutiérrez, la capital de Chiapas, un lugar donde pocas veces se encuentra, ya que regularmente se mantiene en su rancho, en el municipio de Tonalá, donde también tiene un centro de capacitación y gestión de ganadería silvopastoril, además de producción orgánica del mango ataulfo.

Anselmo Cigarroa de Aquino nació hace 65 años, de padres ejidatarios, en la localidad de Huachipilín Calentura, Tonalá, en la zona costera de Chiapas.
Padre de dos hijos, estudió Ingeniería en Agronomía en una universidad pública del estado y, tras capacitaciones en otros países como Colombia y dedicarse 15 años al campo de la investigación, cursó el postgrado en la Universidad de Chapingo en la Ciudad de México.
Dice que a estas alturas de su vida y carrera en el tema agropecuario tiene dos centros de capacitación. Desde hace diez años ha estado capacitando y apoyando a pequeños y medianos productores ganaderos, principalmente de la zona Costa pero también de otros estados. El objetivo es elevar la producción de carne y leche hasta un 300 por ciento, mediante la implementación de silos de maíz de alto rendimiento producido mediante sistemas de riego alimentados con energía solar.Se trata de una técnica que se opone a la ganadería extensiva que ha ido degradando la tierra y que, en los casos en que se usan tóxicos, pone en riesgo la salud de las personas. Se le apuesta a una alimentación netamente orgánica para el ganado.
Y el mejor silo, dice Cigarroa de Aquino, es la planta de maíz con el fruto en estado masoso.

Podemos llegar a una mejor producción y a una mejor alimentación.
Eso suelta el ingeniero Anselmo Cigarroa antes de empezar a detallar la estrategia de alimentación del ganado con silos de maíz.
En un lugar con buen clima y demasiado energía solar, un productor puede disponer de dos o tres hectáreas de sus tierras para sembrar maíz y regarlo mediante un sistema, con lo que en temporadas como esta (de sequía, cuando baja la producción y se llega a morir el ganado) se puede no sólo salvar la producción sino triplicarlo.
Por cada hectárea se puede obtener un promedio de 25 toneladas de pasto de maíz y mantener entre 25 a 28 cabezas de ganado, a diferencia de la ganadería extensiva que apenas alcanza dos cabezas de vaca por hectárea.
Si en temporada de sequía el productor llega a obtener cuatro litros de leche en promedio, mediante el silo de maíz la producción se eleva de 10 a 12 litros, pero no sólo no se muere el ganado sino que éste engorda; así también se eleva la producción de carne y sin contaminantes para el consumo humano.
Además, como la siembra de maíz no es tardado, al año se pueden obtener cuatro ciclos de siembra o cuatro ciclos de silos, por lo que el productor no sólo tendría alimentos para el ganado que tiene para autoconsumo sino puede engordar unos 25 becerros por hectárea para capitalizarse.

Dice que en su rancho tiene unos 35 cabezas de ganado alimentados con leguminosas y silos de maíz.
Anselmo Cigarroa de Aquino explica el silo como el almacenamiento de la planta triturada a través de un proceso que permite la fermentación láctica para mejorar la calidad nutritiva del paso.
Ese proceso dura 21 días.
Con el silo se puede alcanzar hasta un 70 por ciento de digestibilidad de una planta que en su estado normal tiene el 65 por ciento.
Es alimento orgánico.

Si bien esta técnica no es nueva, es muy poca la gente que la usa.
Una vez dicho eso, Cigarroa continúa que entre los productores ganaderos no hay una cultura de uso de pasto de alto rendimiento.
―Pero hay sistemas de riego que se pueden aprovechar con el apoyo del gobierno federal ―sostiene.
Y dice que aquí es donde el gobierno debe voltear la vista e impulsar la capacitación de sus técnicos e ingenieros agrónomos, porque éstos están formados en ganadería extensiva. Y que haya continuidad en cada región ganadera.
En la zona Costa de Chiapas son 650 mil hectáreas dedicadas casi en su totalidad a la ganadería.
Pero tampoco es posible que se tenga suficiente tierra y no se produzca nada. También es necesario que aprendamos a producir nuestro propio alimento.
Enfocado a mejorar la producción y la alimentación, Alselmo Cigarroa, quien forma parte de un grupo multidisciplinario en tema agropecuario, para transferir conocimientos a los productores, también hace sus propias hortalizas.
Nacido en el campo, quien desde su juventud compró su par de vacas para aprender a producir sin la necesidad de usar tóxicos, retoma el tema de cómo la humanidad se está envenenando mediante alimentos contaminados.
Y en la tranquilidad de su oficina al fondo del negocio Agropastos semillas y servicios, con diplomas y reconocimientos colgados en las paredes, con estantes repletos de carpetas con documentos y con un espacio como para tomar un descanso en medio de una dura jornada, dice que es posible mejorar la producción y la alimentación y con insumos orgánicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí